//
estas leyendo..
DerechosHumanos, Política

Un vaso de agua para el desierto, pero un vaso de agua al fin y al cabo

El pasado 24 de mayo el Senado colombiano aprobó una ley histórica, la que reconoce el derecho a la reparación de millones de víctimas del conflicto interno que vive el país.

Un conflicto inexistente para el ex -presidente Uribe durante sus 8 años de mandato, periodo donde su política estrella fue la llamada “seguridad democrática”, que en el ámbito de las víctimas ha sido evidentemente un fracaso ya que la confrontación continuó generando: desaparecidos, desplazados, refugiados…

En los últimos 20, y a pesar de no existir consenso con respecto a los métodos de medición, se registran al menos 4 millones de desplazados, 53.016 asesinatos políticos, 35.449 secuestros y 5.098 desapariciones forzadas. Pero esto no son solamente cifras, detrás de cada una de ellas hay personas y sufrimiento humano, mucho dolor causado por un conflicto que se ha degenerado cada vez más, donde las mujeres y su dignidad son un arma de guerra, donde los paramilitares al reinsertarse deponen las armas pero no las motosierras, donde han pasado y siguen pasando cosas que desearía que fuesen imposibles de concebir en la mente humana, pero que lamentablemente ocurren.

Por eso, la Ley que antes de entrar en vigor requiere que un proceso de conciliación con el texto aprobado por la otra cámara parlamentaria colombiana (la de Representantes), no será al gusto de todos, tiene pros y contras, pero es un avance frente a la ocultación de las consecuencias humanas de la guerra interna irregular y eterna que sufre Colombia. Una Ley que recoge entre otros aspectos:

  • La restitución de tierras a las personas desplazadas y despojadas de sus de las mismas a causa del conflicto.
  • Establece que la reparación será material, pero también moral, reconociendo y visibilizando situaciones de una realidad que ha estado silenciada tanto por el gobierno como por la población urbana del país.

Una norma imperfecta seguramente, pero que es un paso en un país donde estas personas a pesar de su sufrimiento han sufrido la estigmatización de una parte importante de la sociedad colombiana, para ilustrarlo simplemente una anécdota de mi última visita al país, tres años atrás:

Estaba realizando un trayecto en transporte urbano en Bogotá y de repente el tráfico empezó a complicarse cada vez más, hasta tal punto que el conductor del autobús decidió buscar una ruta alternativa. Ante esto los demás pasajeros empezaron a quejarse y el conductor informó que tanto el atasco como el cambio de ruta estaba ocasionado porque un grupo de familias desplazadas (posteriormente puede ver en televisión las imágenes y eran personas de todas las edades, desde bebes hasta ancianos) había tomado un parque de una zona exclusiva de la ciudad para protestar contra la falta de respuesta del gobierno a sus demanda. ¿la reacción de los pasajeros? Pues… realmente falta de sensibilidad y empatía, una señora muy exaltada gritaba “! pero esta gente que se piensa, vagos, que se vayan a sus casas a trabajar que yo tengo que llegar a X !”.

En Colombia hay quienes se quejan que en el mundo lo que allí pasa no tiene la suficiente visibilidad, sin embargo adolecen de la misma ceguera frente al sufrimiento de los demás, y realmente tengo la esperanza que esta Ley y el hecho de que Uribe ya no esté en el gobierno cambie en algo esta situación.

Actualización (31 de mayo a las 22:52) en la web del Senado Colombiano se cuelga el texto de conciliació de la Ley entre las dos Cámaras, que previsiblemente se vote en plenaria el 1 de junio (el presidente Santos quiere que sea sancionada antes de la visita del secretario general de la ONU Ban Ki-moon, que estará en Colombia del 10 al 12 de junio).

____________________________________________________________________________

Para profundizar en el tema  recomiendo algunas páginas web:

About Paola Bernal Fuentes

Trabajando en el tercer sector, el que se define por el no (no público, no privado) y el que me gustaría que se definiera con un sí: el que trabaja por las personas primero. Este es mi espacio de reflexión personal, libre e independiente de otras personas o de la organización para la que trabajo.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

%d bloggers like this: